Unidad de Psicología Clínica

La Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo Conductual (AEPCCC) crea la Unidad de Psicología Clínica (UPC) con el ánimo de poner a disposición de médicos, especialistas en psiquiatría y población general, un servicio especializado en Psicología Clínica, ofrecido por doctores y especialistas en psicología clínica, y que basándose en estudios científicos en el área de la salud mental pretende convertirse en una referencia nacional en el tratamiento psicológico de las diferentes patologías mentales para, de esta manera, ayudar a las persona a llevar una vida más plena y feliz.

¿Qué es un psicólogo?

Los psicólogos de la Unidad de Psicología Clínica de la Asociación Española de Psicología Clínica Cognitivo Conductual (AEPCCC) son especialistas que ponen a tu disposición una serie de técnicas y estrategias psicológicas para que consigas afrontar tus problemas hasta superarlos. También te enseñan una serie de habilidades para ayudarte a conseguir tus metas y objetivos en cada una de las áreas de tu vida.

Es algo así como un “entrañable maestro” que te proporciona los recursos necesarios (herramientas, estrategias, técnicas y tácticas) para que, progresivamente, las vayas poniendo en práctica en tu nueva vida.

El maestro “no hinca los codos” por el alumno. Es el propio cliente el que “estudiará y trabajará” llevando a cabo en su vida diaria las estrategias y herramientas que éste le enseñe en la consulta. El psicólogo estará junto a él en todo el camino.

No debes confundir al psicólogo con el psiquiatra. El psiquiatra es un médico que se ocupa, habitualmente, de diagnosticar y recetar un fármaco; y el psicólogo, junto con el diagnóstico, analiza las dificultades específicas del paciente en su día a día y hace un plan ajustado a éstas para superarlas.

¿Cuándo debe acudir al psicólogo?

Con una sola de estas razones puedes decidir acudir al psicólogo. El evaluará y concluirá si, efectivamente puede ayudarte:

  • Cuando existe “dolor emocional” en forma de emociones negativas intensas como: depresión, miedo, pánico, ira, desesperación…
  • Cuando se tiene un problema que desborda a la persona, es decir, le dificulta o impide vivir de la forma deseada o le produce gran malestar y sufrimiento.
  • Cuando otros especialistas (médicos, psiquiatras…) nos aconsejan la necesidad de buscar tratamiento psicológico.
  • Cuando una persona significativa en tu vida (familiar, amigo…) se ve afectada por tu problema o apunta la necesidad de buscar una solución.
  • Cuando te percatas de las dificultades de un ser querido y éste no se da cuenta de que necesita tratamiento psicológico.
  • Cuando se ve afectada una o varias áreas de tu vida: relaciones de pareja o de familia, trabajo, descanso, alimentación, proyectos, calidad de vida, salud.
  • Cuando después de seguir un tratamiento farmacológico los resultados no son todo lo satisfactorios que deseas.
  • Cuando, aunque no tengas ningún problema, decides llevar una vida más plena y feliz.

¿Tiene usted algún problema de ésta índole?

Clínica general

  • Estrés, ansiedad, miedos, fobias, ataques de pánico, obsesiones.
  • Depresión.
  • Adicciones: drogas, alcohol, tabaco, juego….
  • Trastornos de la alimentación..
  • Timidez, problemas de relación interpersonal.
  • Acoso laboral.
  • Adaptación a los cambios y la incertidumbre.
  • Problemas del sueño.
  • Problemas de la personalidad.
  • Trastornos psicosomáticos.
  • Insatisfacción en la vida.

Sexualidad

  • Vaginismo, Dispareunía, Anorgasmia, bajo deseo sexual, adicción al sexo, alteraciones en embarazo y puerperio, adaptación a la menopausia, identidad sexual, alternativas sexuales …
  • Impotencia, control de la eyaculación, bajo deseo sexual, identidad sexual, adicción al sexo, alternativas sexuales.

Terapia de Pareja

  • Problemas de comunicación.
  • Falta de habilidades para la convivencia.
  • Celos.
  • Distribución de ocio y tiempo libre.
  • Divorcio y separaciones.
  • Adaptación a la vida sin pareja.
  • Mediación familiar.

Adolescencia e Infancia

  • Problemas escolares: fobia escolar, hábitos de estudio.
  • Rabietas, oposicionismo, conducta antisocial.
  • Autoestima y autonomía.
  • Timidez y habilidades sociales.
  • Problemas de sueño y alimentación.
  • Miedos, fobias, ansiedad.
  • Adaptación al divorcio.
  • Control de esfínteres.
  • Depresión.
  • Déficit de atención con hiperactividad.
  • Déficit de atención sin hiperactividad.

¿Qué ponemos a su disposición?

  • Diagnóstico y Evaluación especializada.
  • Tratamiento personalizado
  • Trabajo en coordinación con el médico o especialista que hace la derivación.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de usuario y garantizar su correcto funcionamiento. Puede cambiar la configuración u obtener más información si consulta nuestra Política de Privacidad.

Acepto las cookies de este sitio

EU Cookie Directive Plugin Information